Главная » Заявления » Declaración del Movimiento Socialista de Kazajistán sobre la situación en el país

En Kazajistán ahora hay un verdadero levantamiento popular y desde el principio las protestas han tenido carácter social y de clase, ya que la duplicación del precio del gas licuado en la bolsa fue solo la gota que colmó el vaso de la paciencia que se desbordaba. De hecho, fue precisamente en la ciudad de Zhanaozén donde por iniciativa de los trabajadores del sector petrolero comenzaron las manifestaciones, y esta ciudad se convirtió en una suerte de la sede política de todo el movimiento de protesta.

La dinámica de este movimiento es notoria, puesto que al comenzar como una protesta social, luego se fue expandiendo, y los colectivos laborales utilizaron los mitínes para plantear sus propias demandas del aumento del 100% de los salarios, cancelación de los resultados de la optimización, mejora de las condiciones de trabajo y libertad de la actividad sindical. Como resultado, ya el 3 de enero toda la provincia de Mangystau se encontraba envuelta en una huelga general, que se extendió a la vecina provincia de Atirau.

Cabe destacar que ya el 4 de enero se declararon en huelga los trabajadores de la compañía petrolera Tengizchevroil, en la que la participación de empresas estadounidenses alcanza el 75 por ciento. Fue allí donde en diciembre del año pasado despidieron a 40.000 trabajadores y se planeaba una nueva ola de despidos. Posteriormente durante el mismo día fueron apoyados por los trabajadores del sector petrolero de las provincias de Aktobé, Kazajistán Occidental y Kyzylordá.

Además, en la noche del mismo día comenzaron huelgas de mineros de la empresa ArcelorMittal Temirtau en la provincia de Karagandá y de obreros fundidores de cobre y mineros de la corporación Kazakhmys, lo que ya puede considerarse como una huelga general en toda la industria minera del país. Y aquí también se exigieron aumentos salariales, reducción de la edad de jubilación, derecho a sindicatos propios y a conducción de huelgas.

Al mismo tiempo, el martes comenzaron manifestaciones sin plazos definidos ya en Atirau, Uralsk, Aktobé, Kyzyl-Orda, Taraz, Taldykorgán, Turkestán, Shymkent, Ekibastuz, en las ciudades de la provincia de Almatý y en la propia ciudad de Almatý, donde el corte de calles en la noche del 4 al 5 de enero condujo a un enfrentamiento abierto de los manifestantes con la policía, como resultado de lo cual el akimat [la administración estatal local – nota del traductor] fue temporalmente tomado. Esto dio pie a que Kasim-Yomart Tokáev [el actual presidente de Kazajistán — nota del traductor] declarara el estado de emergencia.

Hay que señalar que a estas actuaciones en Almatý asistieron ya principalmente jóvenes desempleados y migrantes internos que viven en los suburbios de la metrópoli y realizan trabajos temporales o mal pagados. Y los intentos de calmarlos con promesas de reducir el precio del gas hasta 50 tenge para la provincia de Mangystau y Almatý en especial, no satisficieron a nadie.

La decisión de Kasim-Yomart Tokáev de destituir al gobierno, y luego destituir a Nursultán Nazarbáyev [el presidente de Kazajistán entre 1991 y 2019 – nota del traductor] del cargo de presidente del Consejo de Seguridad, tampoco frenó las protestas, ya que el 5 de enero comenzaron manifestaciones masivas de protesta en los centros regionales del Norte y Este de Kazajistán, donde anteriormente no las había: en Petropávlovsk, Pavlodar, Ust-Kamenogorsk (Öskemen), Semipalátinsk. Al propio tiempo, en Aktobé, Taldykorgán, Shymkent y Almatý se realizaron intentos de asaltar los edificios de los akimats regionales.

En el mismo Zhanaozén, durante su manifestación sin plazo determinado los trabajadores formularon nuevas demandas: la renuncia del presidente actual y todos los funcionarios de Nazarbáyev, la restauración de la Constitución de 1993 y las libertades asociadas con ella que permiten creación de partidos, sindicatos, la liberación de los presos políticos y el fin de la represión. Inmediatamente se creó el Consejo de aksakales [en Kazajistán se denominan así las personas sabias y duchas de la comunidad – nota del traductor], que se convirtió en la autoridad informal.

Así, las demandas y consignas que ahora se utilizan en diferentes ciudades y regiones fueron difundidas a todo el movimiento, y la lucha recibió un contenido político. También se realizan intentos de crear comités y consejos para coordinar la lucha.

Al mismo tiempo, cerca de las ciudades de Almatý, Aktau y Zhanaozén se habían concetrado tropas, y si en la región de Mangystau todavía todo transcurría de un modo pacífico y los soldados se negaban a disolver a los manifestantes, en la capital del sur [se trata de la ciudad de Almatý que fue la capital del país hasta 1997 – nota del traductor] comenzaron tiroteos, y en la noche del 5 al 6 de enero se introdujeron las fuerzas especiales, que empezaron la operación de limpieza del aeropuerto y los barrios tomados por los rebeldes. Según diversas fuentes, ya hay decenas las muertes entre los manifestantes.

En esta situación existe el peligro de la represión violenta de todas las protestas y huelgas, y aquí es necesario paralizar completamente el país con una huelga general. Por lo tanto, es urgentemente necesario formar comités de acción unificados sobre las bases territoriales y de sectores de producción para oponer resistencia organizada al terror militar y policial.

Relacionado a esto, también es necesario el apoyo de todo el movimiento obrero y comunista internacional, de las asociaciones de izquierda para poder organizar una campaña a gran escala en el mundo.

El Movimiento Socialista de Kazajistán exige:

¡Cese inmediato de las acciones militares contra el pueblo y la retirada de las tropas de las ciudades!

¡Renuncia inmediata de todos los funcionarios de Nazarbáyev, incluso el presidente Tokáev!

¡Liberación de todos los presos y detenidos políticos!

¡Garantizar el derecho a crear sindicatos propios, partidos políticos, a realizar huelgas y reuniones!

¡Legalización de las actividades del prohibido Partido Comunista de Kazajistán y del Movimiento Socialista de Kazajistán!

¡Hacemos un llamado a todos los obreros y trabajadores del país a realizar en la práctica la demanda de los trabajadores del sector petrolero fusilados de Zhanaozén [se trata de los hechos del diciembre de 2011 cuando el gobierno ordenó abrir fuego contra los obreros que manifestaban en Zhanaozén – nota del traductor]: nacionalizar, bajo el control de los colectivos laborales, toda la industria extractiva y la industria a gran escala del país!

Комментариев пока нет... Будьте первым!

Оставить комментарий


три − 3 =